Ford lanza cinturones de seguridad inflables

ford cinturon de seguridad inflableFord Motor Company ha lanzado al mercado los primeros cinturones de seguridad inflables para automóviles en el mundo. Los mismos combinan los atributos de los cinturones de seguridad y bolsas de aire tradicionales para ofrecer un mayor nivel de protección de seguridad de choque en los ocupantes del asiento trasero.

El sistema de retención avanzado está diseñado para ayudar a reducir las lesiones de la cabeza, el cuello y el pecho para los pasajeros del asiento trasero, a menudo los niños y los pasajeros mayores que pueden ser más vulnerables a este tipo de lesiones.

“La tecnología del cinturón de seguridad inflable trasero de Ford mejorará la seguridad para los pasajeros de los asientos traseros de todas las edades, especialmente para los niños que son más vulnerables en los accidentes de automoviles, esta es otra tecnología única para la familia que se basa en la seguridad”. dijo Sue Cischke, vicepresidente del grupo Ford de Sostenibilidad, Medio Ambiente e Ingeniería de Seguridad.

Con el tiempo, Ford planea ofrecer esta tecnología en vehículos a nivel mundial. Ford introdujo los cinturones de seguridad traseros inflables en el 2011 con el Ford Explorer.

Los cinturones de seguridad traseros inflables de Ford propagan las fuerzas de choque más de cinco veces del área del cuerpo que los cinturones de seguridad convencionales, lo que ayuda a reducir la presión en el pecho y ayuda a cabeza de control y movimiento del cuello para los pasajeros del asiento trasero

Más del 90 por ciento de los participantes en la investigación de Ford indicó que los cinturones de seguridad inflables de Ford son similares o más cómodos que los cinturones tradicionales, lo que podría ayudar a aumentar la tasa de protección de uso del cinturón trasero, lo cual hoy es bajo.

Más seguro y más cómodo

Los avances en la bolsa de aire inflables y métodos de construcción de la correa, han permitido a Ford y sus proveedores, desarrollar los cinturones de seguridad inflables que están diseñados para desplegar sobre el torso y el hombro de un ocupante del vehículo en 40 mili-segundos, en el caso de un accidente.

En el caso de un choque frontal o lateral, el aumento de diámetro de la correa inflable retiene más efectivamente en la posición de asiento adecuada al ocupante, ayudando a reducir el riesgo de lesiones.

En el uso diario, los cinturones inflables operan como cinturones de seguridad convencionales y son seguros y compatibles con el niño y los asientos de seguridad elevados para los niños.

En la investigación de Ford, más de 90 por ciento de los que probaron los cinturones de seguridad inflables parecieron ser similares o más cómodos que uno convencional porque se sienten acolchados y suaves. Ese factor de comodidad podría ayudar a mejorar la tasa de 61 por ciento del uso del cinturón trasero de los EE.UU., que se compara con el 82 por ciento el uso de los pasajeros del asiento delantero, según datos de la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA).

Ford ha sido la pionera en la tecnología del cinturón de seguridad inflable, que ayuda a mejorar la protección de la seguridad de choque, mientras que alientan a más personas a abrocharse el cinturón con un cinturón más cómodo.

Historia del cintouron de seguridad en los automoviles

El primer registro de utilización de cinturones de seguridad en un automóvil, data de fines de la década del ’40, cuando en 1948 el industrial Preston Tucker intentó revolucionar el sistema de seguridad del automóvil (y en sí todo el estándar de producción de un automóvil), al presentar el cinturón de seguridad como una opción para solucionar las muertes por accidentes viales ocurridas por la falta de este elemento.

Esta innovación fue presentada en el único modelo que llegara a producir, el Tucker Torpedo. Lamentablemente, una serie de trabas impuestas por organismos que regulaban la industria norteamericana del automóvil hicieron naufragar el proyecto, pero aun así Tucker había creado un elemento revolucionario en el equipamiento automotor.

La idea de Tucker fue reciclada en 1956, cuando Ford presentó al cinturón de seguridad como opción de equipamiento, dentro del paquete de seguridad “SafeGuard”. Robert McNamara fue el directivo de Ford que impulsó el montaje de los cinturones, así como otras medidas de seguridad tales como los salpicaderos acolchados. Un relato de estos hechos se recoge en el documental “The fog of war”.

El primer cinturón de seguridad montado de serie como equipamiento estándar en vehículos de producción masiva se montó en el Volvo Amazon de 1959. Este vehículo ya montaba un cinturón de tres puntos.

Fue el ingeniero de Volvo Nils Bohlin quien inventó el cinturón de tres puntos, que se convertiría en la norma prácticamente universal para automóviles de calle. Volvo liberó la patente, para que todos los demás fabricantes pudiesen copiar el diseño.

No comments yet.

Leave a Reply